Horror: ¿Qué hacer con mi relación?

Horror: ¿Qué hacer con mi relación?

Dentro de la sexualidad y las relaciones afectivas, no existen fórmulas a aplicar ni varitas mágicas que hacen cambiar las situaciones y los sentimientos. Esto es así porque cada persona es única y tiene unas experiencias ya vividas, unos valores, unas actitudes y un aprendizaje previo que, por supuesto, pueden influir en el día a día.

¿Debo romper mi relación?.

Como decíamos antes, no existen fórmulas para saberlo, depende de muchos factores pero en general y para orientaros si tenéis esta duda,  podemos hacer las siguientes apreciaciones que os ayuden a reflexionar sobre el estado de vuestra relación:

– Debes analizar el momento vital en el que te encuentras:

Tener claro tus prioridades en ese momento, cómo tú te sientes feliz y qué encaja mejor con esa situación. Puede influir tu situación laboral, tu estado anímico, etc… Puede que tener pareja no sea tu prioridad en este momento y no sea compatible con otras inquietudes personales.

Estar sólo/a (en el sentido metafórico de pareja) esta muy menospreciado, pero no es negativo si es lo que quieres.

– Déjate sorprender:

A veces buscamos ciertas experiencias y nos encontramos viviendo otras muy distintas. Esto no quiere decir que tu vida en pareja sea un desastre. No seas demasiado rígido/a y adáptate a los cambios en el guión. Saber adaptarte te ayudará a no vivir el cambio de expectativas como algo negativo sino positivo y que te ayude a ser feliz.

Es frecuente que no sepamos diferenciar lo que nos va bien de lo que nos va mal. Pregúntate si tienes dificultades que afrontar y lo pagas con tu pareja o si es tu pareja lo que va mal.

– Conócete:

Saber cuales son tus valores, tus aficiones, tus filias y fobias etc. es muy importante para que sepas identificar en cada momento lo que quieres y lo que te gusta o disgusta y por supuesto si lo que haces lo haces solo para agradar a tu pareja o recibir su afecto/atención.

En general hacer cosas por los demás es gratificante y puede dar buenos resultados, pero si todo lo que vives es basado en lo que le gusta a la otra persona, algo va mal. Revísalo.

– No te dejes superar por el miedo:

Es lógico que en las relaciones personales tengamos temores al rechazo, a no sentirnos valorados, a que alguien coharte tu tipo de vida etc. Estos miedos funcionan como alertas ante determinadas situaciones, solamente debes trabajar duro para que a pesar de ellos logres alcanzar tu bienestar personal.

– Ten en cuenta la importancia de la comunicación:

Ya sea en una relación estable o esporádica expresar de forma adecuada lo que te gusta y no te gusta, es fundamental para un buen entendimiento. Está demostrado que una buena comunicación favorece la satisfacción en pareja. Si no existe apenas comunicación en tu pareja quizás lo menos importante sea buscar el por qué sino si quieres buscar soluciones.

– Sé sincero/a:

Nadie nos libramos de un batacazo sentimental, estamos expuestos a ello. La sinceridad es fundamental en este tipo de situaciones. Tanto como si queremos continuar o queremos dejar una relación, aquí las medias tintas no funcionan.

– Utiliza la empatía como herramienta útil:

Ponerte en el lugar de la otra persona te ayudará a entender mucho mejor su punto de vista y tomar una mejor decisión.

– La ruptura no es un fracaso:

Las rupturas sentimentales son momentos importantes de la vida porque supone muchos cambios que nos generan incertidumbres y desasosiegos. Pero quizás sea preferible pasar esa difícil situación antes que vivir de forma incompleta e infeliz.

-No bases tu decisión solamente en la atracción sexual:

Mantener relaciones sexuales y experiencias eróticas en pareja es un elemento muy importante pero debes de tener en cuenta que la etapa de “enamoramiento” es pasajera. La atracción y el deseo decrece solo por el hecho de que ya “nada es nuevo”. Ten en cuenta este aspecto y toma una decisión pensando que seguramente con tu siguiente pareja la atracción y el deseo también decrecerá en cierta medida.

– Despégate de ideales:

No existe el príncipe azul o la princesa del cuento de hadas. Todos somos humanos y por supuesto no somos perfectos. La persona de la cual te enamoraste pasará con el tiempo a ser uno/a más, por lo que una relación basada en el respeto, la confianza y la afectividad te salvará del desastre.

– En una relación hay trabajo duro que hacer:

Lo natural y expontáneo en una pareja no dura mucho tiempo. El trabajar día a día una relación es algo necesario si queremos que vaya bien. Si esto te agobia, te agobiará siempre. Cierto es que no con todas las personas que encuentres trabajarás de la misma forma ni los mismos aspectos. Valora individualmente qué es lo más importante para ti y cómo lo cuidáis en pareja.

– Respeta tu individualidad:

No nacemos siendo pareja, igual que no nacemos siendo padres. Antes que nada somos personas. ¿Tienes espacio para ti?.¿Cómo respeta tu pareja ese espacio?.

 

Esperamos os haya sido útil.

Ana Belén Rodríguez Fernández.

Psicóloga y Sexóloga Especialista en Terapia de Pareja.

Centro Sees

 

Psicóloga y Sexóloga especialista en Terapia de Pareja.
info@centrosees.es
Visita Nuestro canal de sexualidad en Youtube
[Total:0    Promedio:0/5]

Envíanos tu opinión