No lograr placer es doloroso

No lograr placer es doloroso

Es curiosa la cantidad de motivos que nos pueden provocar en la vida dolor y sufrimiento: La pérdida de un ser querido, una enfermedad, el dolor físico…

También puede producir desesperanza e impotencia no alcanzar nuestros objetivos incluso no llegar a tener aquello que deseamos.

En el caso de la sexualidad, el objetivo que perseguimos, sobre todo, es experimentar el máximo placer posible a través de la práctica erótica que escojamos.

El no poder alcanzar el orgasmo puede convertirse en una causa generadora de estrés y sufrimiento para la persona que lo experimenta, y también para la pareja (ya sea estable o esporádica) que quizás se puede sentir culpable al no poder “ser competente”.

Tras la aparición de esta dificultad en alcanzar el orgasmo, subyacen (en gran parte de las ocasiones) motivos puramente educacionales y sociales.

Aún hoy en día no nos sentimos suficientemente libres para pedir lo que nos gusta, exigirlo, demandarlo, ni tampoco dejarnos llevar sin miedo a las consecuencias.

¿Por qué nos empeñamos en hacer difícil lo más sencillo?.

Algo que por naturaleza poseemos, parece que nos empeñemos en aplastarlo por vergüenza y temor.

Analicemos por un momento cuales de nuestros temores en la vivencia de nuestra sexualidad del día a día, son provocados por agentes externos a nosotros.

Vale. No es fácil liberarse de siglos y siglos de prohibiciones en un segundo pero… en algún momento tenemos que comenzar, ¿No?.

El desconocimiento de nuestro cuerpo, el temor a hablar con la pareja de lo que nos gusta, el sentir culpabilidad, etc… son factores que dependen de nosotros y que podemos modificar, alterar. Todo sea por tener un sufrimiento menos,que ya hay bastantes.

No olvidemos que también vivimos obsesionados por el orgasmo, por conseguirlo solamente a través de relaciones basadas en la penetración y quizás ahí venga parte de la aparición de estas dificultades. Hay millones de formas de sentir placer y por un lado les cargamos a los hombres el peso de la responsabilidad de tener que saber siempre que hacer y a las mujeres el que “nunca tenemos ganas”.

Resumiendo:

-La mayor parte de dificultades sexuales femeninas y femeninas provienen de expectativas generadas y no cumplidas, factores sociales y educacionales etc..

-El orgasmo no solamente se consigue con penetración (en el caso de las mujeres la estimulación directa o indirecta del clitoris lleva a conseguir orgasmos maravillosos. De hecho está comprobado que la mayoría de orgasmos están relacionados con la estimulación del clitoris ya sea con o sin penetración pues el clitoris es mucho más grande de lo que visiblemente parece).

Ana Belén Rodríguez Fernández.

Psicóloga y Sexóloga

Centro SEES
Ciudad Real

Psicóloga y Sexóloga especialista en Terapia de Pareja.
info@centrosees.es
Visita Nuestro canal de sexualidad en Youtube
[Total:0    Promedio:0/5]

Envíanos tu opinión